Derroche para todos y todas

Desde hace un tiempo, agosto del 2009, existe en nuestro país el programa de TV “Futbol para todos”. En el ciclo se transmiten los partidos de la primera B y la primera A. Lo mismo, pero en versión carreras de autos se llama “Automovilismo para todos”. Ambos “programas” son solventados por el Estado, vale decir, por nosotros. Recuerden que el dinero no es del presidente, es nuestro.
El programa de TV llamado “Futbol para todos” nos cuesta en el 2014, 1410 millones de pesos, esto es casi 4 millones de pesos por día. En el automovilismo el presupuesto es de 380 millones de pesos por los cuatro años, pero por fines prácticos sólo hablaré del futbol.
Se me ocurren cientos de cosas en el país que no funcionan bien y se podrían solucionar con ese dinero. Estoy seguro que usted también tendrá sus propios ejemplos de necesidades y cosas que funcionan mal en su localidad. Dependiendo de la región, provincia o época de año, hay un montón de obra pública y planes estratégicos en los diferentes ámbitos económico-sociales de la Nación-provincia que podrían solucionarse o morigerarse con semejante suma de dinero.
Ellos (el gobierno), en su relato, pregonan lo que llaman “futbol gratis”, en contraposición al espectáculo deportivo que anteriormente se pagaba para ver. La cruda realidad es que este programa no es gratis. Como solía decir el premio Nobel de Economía Milton Friedman “nada es gratis”. Y así es. El dinero sale de la ANSES para pagar el futbol y el automovilismo, lo que equivale a decir que lo pagamos todos, veamos futbol, automovilismo o no, queramos o no.
Es poco ético, por decirlo de una manera diplomática e indecente, inmoral y de inoperante (por decirlo en lenguaje más coloquial) destinar casi 4 millones de pesos por día cuando hay tantas necesidades de vivienda, cloacas, agua potable e infraestructura no resueltas. Incluso hay poblaciones que no tienen qué comer, con infantes desnutridos y cuyo crecimiento deficiente acarreará un problema para ellos y para la sociedad toda en el futuro. Con semejantes problemasque padecen algunos de nuestros hermanos menos favorecidos, destinar dinero a programas de televisión es sencillamente inconcebible.
Yo me pregunto, ¿hay algún artículo en nuestra Constitución Nacional que exija que el Estado financie programas de TV? Nuestra Carta Magna habla, por ejemplo, de cárceles sanas y limpias (art. 18) y en el artículo 14 bis tenemos muchos deberes del Estado que podrían solucionarse con ese dinero

“El trabajo en sus diversas formas gozará de la protección de las leyes, las que asegurarán al trabajador: condiciones dignas y equitativas de labor; jornada limitada; descanso y vacaciones pagados; retribución justa; salario mínimo vital móvil; igual remuneración por igual tarea; participación en las ganancias de las empresas, con control de la producción y colaboración en la dirección; protección contra el despido arbitrario; estabilidad del empleado público; organización sindical libre y democrática, reconocida por la simple inscripción en un registro especial. Queda garantizado a los gremios: concertar convenios colectivos de trabajo; recurrir a la conciliación y al arbitraje; el derecho de huelga. Los representantes gremiales gozarán de las garantías necesarias para el cumplimiento de su gestión sindical y las relacionadas con la estabilidad de su empleo. El Estado otorgará los beneficios de la seguridad social, que tendrá carácter de integral e irrenunciable. En especial, la ley establecerá: el seguro social obligatorio, que estará a cargo de entidades nacionales o provinciales con autonomía financiera y económica, administradas por los interesados con participación del Estado, sin que pueda existir superposición de aportes; jubilaciones y pensiones móviles; la protección integral de la familia; la defensa del bien de familia; la compensación económica familiar y el acceso a una vivienda digna.”

Ni lo del art. 18 se cumple, para muestra miren el hacinamiento en la cárcel de Bolougne Sur Mer en Mendoza. Eso sí, vemos futbol gratis…

Todo lo que nos falta se realiza con planes estratégicos y obra pública, pero sobre todo con dinero. Sin él, falta el empleo, el salario, las condiciones de trabajo, el régimen jubilatorio, etc. ¿Entienden la importancia de cuidar nuestros recursos monetarios? Este dinero para el llamado “Futbol para todos” y “Automovilismo para todos” lo eroga la ANSES, que se supone sólo debería ser para jubilaciones, pensiones y otras retribuciones relacionadas a la persona humana y su bienestar, como la Asignación Universal por hijo, por ejemplo. Obviamente no es para partidos de futbol o carreritas de autos.

Hagamos este cálculo, multipliquemos los 1410 millones por cuatro años de gestión y pasemos eso a dólar. Es verdad que no en todos los años se ha dado esa cifra, pero también es verdad que estoy haciendo un cálculo estimativo desde el 2014 al 2018 con el mismo presupuesto, siendo que históricamente dicha cifra sube año a año igual que el dólar. Sigamos, si multiplicamos los 1410 millones de pesos por cuatro años, da una cifra de 5640 millones de pesos, y si eso lo dividimos por un dólar a 6,50 que es lo que estima el gobierno para el 2014, la cifra total es de aproximadamente 867 millones de dólares. Todos sabemos que por la inflación el presupuesto para el futbol subirá por lo que la cifra en 2018 puede llegar a los 1000 millones de dólares. Y esto es sólo con el futbol, no estoy contando el “Automovilismo para todos”.
Sea la cifra que sea, es indecente gastar el dinero que con tanto sacrificio el pueblo tributa al Estado Nacional, usándolo para pagar un deporte profesional en lugar de invertirla en políticas sustentables para el pueblo o ahorrarlo para la jubilación y pensión de los aportantes que es el objetivo original de toda caja de jubilaciones, no sólo acá sino en el mundo.
Si tuviesen un gesto de honestidad podrían vender pautas publicitarias en el lapso del entretiempo y así recuperar algo del gasto, pero justamente ésa es la parte más importante para ellos y desde donde despliegan su demagogia.
La estimación de 5640 millones de pesos del 2014 al 2018 sumado a lo ya erogado desde el 2009 nos faltará en el futuro para nuestra jubilación así que si usted es trabajador y aporta en tiempo y forma para que cuando sea anciano pueda disfrutar de sus aportes, le aviso que esos aportes no van a estar.

En la segunda mitad de la “década ganada”, tan sólo en el conurbano bonaerense se conformaron 90 nuevas villas, llegando a un total de 864 asentamientos precarios. Estos datos surgen de un relevamiento hecho por “Un techo para mi país”, una ONG de prestigio comprobado. Esos 864 barrios precarios podrían ser mejorados con los más de 1410 millones del Futbol y Automovilismo para todos.

En Enero del 2002, luego de la crisis del 2001 se promulgó la Ley Nº 25.561 de “Emergencia Económica y Régimen Cambiario”. Yo me pregunto, y espero que usted también ¿si estamos en emergencia económica porque destinamos miles de millones de pesos a pagar programas de televisión deportivos? Por el contrario, si vivimos la “Década ganada” como dice el gobierno y, al parecer, se puede “tirar manteca al techo” ¿por qué entonces seguimos en emergencia económica? O estamos bien o estamos mal, las dos cosas a la vez no tiene sentido ni coherencia.
En síntesis, no sé si nuestra presidente es bipolar como los rumores aseguran, lo que sí sé es que, dependiendo del tema que toque en sus discursos, su manera de ver la Argentina sí lo es.

Anuncios

Publicado el 02/27/2015 en Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: