El arquero

Siempre me gustaron los Juegos Olímpicos, ayer estaba viendo la disciplina del tiro con arco. Modernos arcos eran usados por los participantes. No obstante sea uno de última generación construido en fibra de carbono u otro elemento moderno o uno casero realizado con una rama doblada, el objetivo es el mismo: acertarle al blanco. Si usted acierta en el blanco va bien, si le erra al blanco va a perder el juego indefectiblemente. Puede ser el mejor o uno más, pero mientras acierte va por buen camino.
Imagínese que no sea un juego, que usted necesita cazar algún animal para alimentarse usted o su familia. Dispara con el arco y no acierta. Dispara de nuevo y no acierta, todo eso le quita energías, lo amarga, hasta lo puede desesperar. Si esto ocurriera durante mucho tiempo y no le acertara al blanco moriría de hambre.
En la vida cristiana es exactamente lo mismo. De hecho la palabra griega para “pecado” es “hamartia” que etimológicamente significa “no dar en el blanco”. Por qué no dar en el blanco? Para entender mejor el sentido del significado etimológico fíjese en la práctica de este deporte, si yerra, o su mente está calculando mal o su cuerpo está actuando erróneamente, pero sin lugar a dudas algo falla porque la flecha no llega al centro. No dar en el blanco, espiritualmente hablando, es hacer las cosas mal. Acertarle es figura de vivir rectamente, con la mirada puesta en el centro de todo que es Dios.

Kung Fu Tse, conocido en Occidente como “Confucio”, reflexionó en un momento:

“En la práctica del tiro con arco hay algo que se parece al principio que guía la vida de un hombre moral. Cuando el arquero no da en el centro del blanco, se vuelve y busca la causa de su fracaso en sí mismo”

Si no damos en el blanco es culpa nuestra. No le echemos la culpa al Creador por nuestros errores.
Acertar al blanco, cristianamente hablando, es hacer las cosas como Dios quiere que la hagamos. Lo contrario es errarle al blanco, el “hamartia” griego, el pecar ante Dios. Aunque los vientos del enemigo soplen y nos quieran desviar las flechas procuremos ser buenos cristianos, mantengamos la vista en el objetivo que son las cosas de Dios y seremos más que vencedores.

Anuncios

Publicado el 02/27/2015 en Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: