Si Dios quiere

Recuerdo una etapa no muy agradable de mi vida en la que se habían desordenado mis prioridades y por lo tanto había dejado de asistir a la iglesia. Un amigo cristiano con el que me encontré un miércoles me invitó al culto de su iglesia que era al otro día. Mi contestación fue “si Dios quiere voy”. Él sabiamente me respondió: “Dios quiere, el que no quiere es el enemigo”.De más está decir que ese jueves estuve en el culto de su iglesia.

La vida siempre nos pone escollos, a veces es lo que llamamos “destino”, por ponerle un nombre, a veces es Dios y otras el demonio que se esfuerza por perjudicarnos y hacernos la vida imposible. Cuando decimos “si Dios quiere” sabiendo que Él siempre desea lo mejor para nosotros, no hacemos otra cosa que ofenderlo. Además de usar su nombre en vano, somos nosotros mismos los que nos ponemos los escollos más grandes. Y no hablo sólo de ir a la iglesia sino que nos ponemos escollos en todos los órdenes de la vida. “Si Dios quiere aprobaré esa materia”, cuando la realidad es que no estudiamos lo suficiente. “Si Dios quiere conseguiré trabajo” y nos levantamos al mediodía. “Si Dios quiere mañana empiezo la dieta”. Y así podríamos llegar hasta el infinito. Solemos usar esa frase cuando no hemos hecho lo suficiente para lograr el resultado que queremos.

Gálatas 6:7

“No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.”

 Dejemos de ofender a Dios ya que en las cosas positivas Él siempre quiere lo mejor para nuestras vidas. No le pasemos nuestra poca voluntad al Creador diciendo esa frase fea, si no hacemos algo digamos porqué no lo hacemos y si es necesario confesar que tenemos un problema para lograr realizar lo que debemos también tenemos que decirlo, tanto a Dios como a nuestros hermanos. Es de buen cristiano reconocer nuestros defectos e intentar subsanarlos.

Si usted afirma “Si Dios quiere iré a la iglesia” y no va al culto el que está ganando es Satanás. Y como dije recién, en todas las cosas positivas que usted puede hacer en su vida diaria, dice eso y luego no hace lo correcto gana el enemigo.

Reconocer lo que hacemos mal es una virtud, por lo tanto el no hacerlo es un defecto. Hagámonos cargo de nuestras decisiones y problemas, no le echemos la culpa a Dios ni preguntemos si el Creador quiere lo mejor para nosotros porque es obvio que sí.Las palabras son más que frases y tienen poder en nuestro inconsciente. Seamos cuidadosos con nuestras frases porque exponen lo que tenemos en nuestro interior.

Lucas 6:45

“El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca.”

Que salgan solo palabras de bendición de nuestras bocas, es el mayor deseo de mi corazón. Que Dios los bendiga.

Anuncios

Publicado el 02/27/2015 en Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: