Acta Non Verba

Antes de entrar de lleno en el tema en sí, deseo hablar de la llamada “La Gran Comisión”, que para el que no lo sepa es una de las “órdenes” de Jesús a sus discípulos y, por lo tanto, es algo que todo cristiano debe realizar.

 

Mateo 28:19-20

 

“Por tanto, id, y haced discípulos a las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo:”

 

Por alguna curiosa razón, una de las sectas cristianas de la actualidad usa el latín como idioma litúrgico. Es sabido que Jesús predicó en arameo y los apóstoles en arameo y griego, a excepción de Mateo que lo hacía en hebreo. El latín no tiene parte en la historia cristiana temprana.

La realidad es que el latín sólo tiene contacto con el cristianismo si lo vemos desde el punto de vista del Imperio Romano, en donde era el idioma oficial. Una de las sectas nacidas del cisma cristiano doscientos años después lo usa y la razón es que nació creada por dicho imperio.

Ahora bien, hay una frase en latín corta, pero contundente que resume en tres palabras lo que debe ser  la “Gran Comisión” cristiana. Esta frase es “Acta Non Verba” que significa “Hechos no palabras”.

Las personas normalmente leen el versículo de Mateo 28:19-20que cité arriba y tienen la idea de ir hablando con todo el mundo explicando qué es el cristianismo, sin embargo nuestra fe no se explica y además, no es lo que hacía Jesús. Como imitadores de éste, tenemos que tomarlo a Él como ejemplo.

El verdadero cristianismo no se enseña con palabrassino con hechos. Acta Non Verba.

Cualquiera puede enseñar textos, pero no todos pueden demostrar amor y la fe es amor que se demuestra. Vean lo que dice Pablo de la fe sin obras.

 

Santiago 2:14-17

 

“Hermanos míos, ¿qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle? Y si el hermano o la hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día, Y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y hartaos; pero no les diereis las cosas que son necesarias para el cuerpo: ¿qué aprovechará? Así también la fe, si no tuviere obras, es muerta en sí misma.”

 

Analice la figura de Jesús, Él no dijo “Id en paz” (como dice en los versículos de arriba) cuando el pueblo que iba a verlo tenía hambre y no había comida suficiente. Él no habló de la bondad de Dios Padre, de que es todopoderoso y demás. ¿Qué fue lo qué hizo? Les dio alimento. No se contentó con hablar sino con hacer.

No es falta de fe, pero es poco probable que podamos crear de la nada miles de panes o miles de peces, al menos a mí no me sale, pero podemos intentar hacer algo parecido ayudando con nuestro dinero a algún desamparado. Jesús ayudaba a los demás y cuando llamaba su atención recién ahí les predicaba. Creo que es un método genial porque no hablamos para explicar el cristianismo ni le recitamos miles de versículos sino que lo demostramos y queda claro de entrada. Si uno es correcto en su vida, no insulta, no se porta mal, es fiel a su esposa, es feliz y siempre tiene una sonrisa y buena predisposición para ayudar a un tercero, en algún momento alguien dirá “que feliz que es Dany, cómo lo logra?”. Y es allí cuando se les habla de las buenas nuevas de Jesús.

Usted puede tocar todos los timbres de cada casa de la ciudad, no obstante son poquitos los que llegan a Jesús de esa forma, no digo que no haya que hacerlo, solo digo que si a alguien que no está interesado en la religión se le va a hablar de ella caeremos molestos, pero si demostramos amor cristiano con acciones eso nunca es una molestia.

 

¿En alguna ocasión ha escuchado que una persona no va a la iglesia porque conoce a cristianos que son malas personas? Ése es un ejemplo en forma inversa, alguien se aleja de Dios por culpa de personas que se hacen llamar cristianas, pero no lo son. Ese alguien ni siquiera escuchó versículos, no es un problema con la doctrina, sencillamente ha visto malas actitudes de los que se hacen llamar cristianos y no quiere ser parte de ello. Innumerable cantidad de veces el enemigo de los nuevos cristianos está dentro de la iglesia y no afuera en el mundo.

¿Ha escuchado a otros que hablan mal de la religión porque ven el Vaticano, su dinero, sus actos de pedofilia y demás? Es lo mismo, por más que prediquen dan malos ejemplos.

 

En el libro de los hechos podemos ver cómo los primeros cristianos donaban sus casas para poder ayudar a los pobres.

 

Hechos 4:34-37

 

“Que ningún necesitado había entre ellos: porque todos los que poseían heredades ocasas, las vendían y traían el precio de lo vendido, Y lo ponían a los pies de los apóstoles; y era repartido a cada uno según su necesitad. Entonces José, que fue llamado de los apóstoles por sobrenombre, Bernabé, (que es interpretado, Hijo de consolación) Levita, natural de Chipre, Como tenía una heredad, la vendió, y trajo el precio, y lo puso a los pies de los apóstoles.”

 

Con ese dinero no compraban himnarios para cantar, no se adquirían uniformes para diferenciar una iglesia de la otra o le sacaban fotocopias a las palabras de Jesús para regalárselas a las personas sino que usaban ese dinero para alimentar a los pobres. Eso es verdadero cristianismo. Por supuesto que no había fotocopiadora y demás en esa época, eso es una humorada para explicar en qué usaban el dinero.

 

Cualquiera que me conoce sabe que estoy en contra de muchas de las falsas enseñanzas de la secta católica, no obstante reconozco que ha habido hermanos piadosos entre sus filas. Uno de ellos es Tomás de Aquino. Él solía decir una interesante frase: “predica en todo tiempo y cuando sea necesario usa las palabras”. La frase indica que predicar no es hablar, citar versículos y parlotear a los gritos diciendo “aleluya” con un megáfono en una plaza, predicar es hacer. Predicar con el ejemplo como se dice normalmente.

No deseo llenarles la cabeza de frases hechas, pero hay otra interesante que se puede aplicar a lo mismo. “Una imagen vale más que mil palabras”.Los cristianos podemos sabernos la Biblia de una punta a la otra, pero eso no acerca más a las personas que un buen ejemplo.

 

He visto hombres y mujeres que se hacen llamar cristianas, predican y en sus corazones creen sinceramente que son buenos cristianos, pero cuando han frenado en el semáforo de la esquina, suben el vidrio de su auto para no darle una moneda a un indigente que pide. ¿Y dónde quedó el cristianismo que asiste al necesitado? Bien gracias.

Lamentablemente yo también lo he hecho y me he arrepentido de ello. Así hay cientos de ejemplos y usted mismo puede pensar los suyos.

 

Ahora lea estos versículos de Mateo para terminar de comprender la importancia de predicar con hechos.

 

Mateo 25: 35-40

 

“Porque tuve hambre y ustedes me dieron de comer; tuve sed y ustedes me dieron de beber. Fui forastero y ustedes me recibieron en su casa.  Anduve sin ropas y me vistieron. Estuve enfermo y fueron a visitarme  Estuve en la cárcel y me fueron a ver.” Entonces los justos dirán: “Señor, ¿Cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer, o sediento y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos forastero y te recibimos, o sin ropa y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos verte?  El Rey responderá: “En verdad les digo que, cuando lo hicieron con alguno de los más pequeños de estos mis hermanos, me lo hicieron a mí.”

 

No habla de leerle algún versículo de La Torah o algo por el estilo, sino que sencillamente habla de la caridad cristiana. De socorrer al necesitado. Hacer algo por los “más pequeños de sus hermanos” es como hacer algo por Jesús. ¿Comprende la importancia de poner en acción las enseñanzas de Cristo?

 

Se supone que un cristiano vive conforme a lo que cree y de allí la importancia de dar buenos ejemplos, una buena impresión. Podemos estudiar la Palabra del Señor, pero si no la ponemos en práctica no sirve de nada. Es como si un médico se recibiera de tal luego de años de estudio en una universidad y luego no hace lo que dicen los libros y lo que aprendió. Seguro le irá mal y hasta puede matar a alguien.

Lo mismo ocurre con los cristianos que somos médicos del alma.

 

Lucas 5:30-31

 

“Y los escribas y los Fariseos murmuraban contra sus discípulos, diciendo: ¿Por qué coméis y bebéis con los publicanos y pecadores? Y respondiendo Jesús, les dijo: Los que están sanos no necesitan médico, sino los que están enfermos.”

 

Cristo vino a salvar y ayudar a los “enfermos” que aquí es sinónimo de“pecadores” y nuestro deber es hacer exactamente lo mismo.

De la misma forma que un médico que no aplica lo aprendido no se puede llamar médico, un cristiano que no aplica las enseñanzas de Jesús no se puede denominar así. Es por eso que no existe el cristiano “no practicante”. O se es cristiano y se practica la caridad cristiana o no se es. Una mala actitud, un mal ejemplo que aleje a un hermano de la iglesia y casi habremos matado su alma. Y Dios sabe qué nos pasará si alejamos a la gente de la iglesia. Procuremos ser imitadores de Cristo y demostrar con acciones ese amor por el que se entregó por nosotros. La Biblia es sólo tinta si no se pone en práctica.

Anuncios

Publicado el 04/11/2015 en Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: