Igual que en una disco

Los mensajes de la política internacional y las relaciones exteriores con respecto a Argentina se pueden comparar con una Discoteca. En una disco, por ejemplo, un hombre mira a una X mujer, más que su forma de bailar mira su atractivo. Lo que le llama la atención al hombre es básicamente su cuerpo, en palabras vulgares, que esté “buena”. Si la mujer baila mal no interesa demasiado, la cosa es que sea atractiva. Y al contrario, puede ser Paloma Herrera bailando que si no es atractiva pasará desapercibida.
Ahora bien, algo similar pasa con las relaciones exteriores y Argentina. ¿Se acuerdan cuando Cristina Fernández de Kirchner bailaba cumbia en los actos? Cuando inauguraba una obra y bailaba en los actos se decía que era una ridícula, tonta, etc. Un diario inglés, “The Independient” llegó a escribir, palabras más o menos, que Cristina tiraba “pasos de baile solamente reservados para la celebración de bodas con alcohol o delante del espejo, no frente a una gran multitud”-
Buena parte de la prensa argentina tampoco tuvo críticas agradables a esa especie de “misa ricotera” que arma Cristina en vivo.

cris-baila-scioliCristina bailando

Ahora bien, cuando Macri ganó las elecciones presidenciales también tiró pasitos tanto o más ridículos que los de la presidenta, sin embargo ningún diario, ni del país ni del exterior, lo criticó. A los libidinosos ojos del primer mundo cayó simpático ese hecho y hasta se ha publicado un tutorial en youtube para tirar los mismos pasitos pedorros de Macri.
No es que Cristina baile como Zulma Lovato con Alplax y Macri como Piquín, se critica a uno u otro porque se mira a los presidentes como a una mujer en una Disco. Los buitres que acechan nuestro país miran si un X líder es atractivo o no, no importa cómo baile.

hqdefaultMauricio bailando

¿Y ahora viene la preguntita? ¿Atractivo para qué? Para lo mismo que en una Disco. Si uno se quiere levantar una mina es una discoteca no es precisamente para bailar, en las relaciones internacionales tampoco…
Cuando a Macri lo llama Obama o Merkel y les cae bien hasta a los Kelpers es porque nos la quieren poner. Suena vulgar, pero así funciona la política exterior.

Reflexionen esto, ¿por qué Cristina era una payasa bailando y Macri no? Los dos son líderes de Estado, los dos son importantes y los dos deberían guardar las formas. Y obvio ser criticado por igual si violaren alguna norma de moral y buenas costumbres. Eso a la luz de la realidad no ocurre. ¿No le parece raro ese doble estándar de la prensa mundial (y de cabotaje también) en la crítica de un tema tan menor?
Bueno, con los bailes de Macri y Cristina, que son un tema aparentemente menor se puede analizar un tema mayor: la política internacional y cómo los países del primer mundo tejen relaciones con los que le convienen.
Todo ello es una metáfora de la danza mundial de intereses en donde ha ciertos bloques comerciales del mundo les parece atractivo un candidato u otro, pero sólo para tener relaciones con él sino no se entiende por qué Washington o Londres se ríen de un presidente que hace supuestas “payasadas” sobre un escenario y no del otro que se comporta igual.

No sé ustedes, pero cuando al presidente de mi país, sea quién sea, en el período presidencial que sea, le llaman por teléfono los líderes de los países del primer mundo me asusto. Hay tanta desproporción entre, por ejemplo, USA o Alemania y la Argentina que cuando llaman a mi presidente para saludarlo es para bailar con él, seducirlo y ponérsela. Relaciones carnales que le dicen. Acuérdense cuando Menem daba cátedra de políticas mundiales en los 90s y era alabado en todo foro económico que sus pies pisaran y así y todo nos fundió. Las consecuencias de sus actos derrumbaron el gobierno de De la Rúa en 2001, pero no se terminaron sino que siguen hasta hoy.
Algunos inocentes ven positivo llevarse bien con los países que dominan el mundo. Es una teoría respetable, pero no hay manera de llevarse bien sin ceder en lo que ellos piden y en un país que por ejemplo produce lo mismo que USA, desde un TV hasta satélites pasando por autos y alimentos, al haber desproporciones en el peso que cada uno tiene en el mundo, es casi imposible hacerle frente.

Yo lo veo bailando a Macri y en mi mente suena la música de Celine Dion. Es así que veo el video de los festejos de “Mauri” y me da la sensación que estamos bailando en el Titanic. Nos vamos a chocar con el iceberg de la hegemonía mundial en cualquier momento y cuando eso pase ni los globitos de Macri servirán para mantenernos a flote. Ruego a Dios que me equivoque por el bienestar del país.

Anuncios

Publicado el 11/26/2015 en Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: