La novela del bastón y la cinta

Al parecer los “culebrones” ya no son más venezolanos sino que estamos produciendo nuestras propias novelas de industria nacional. La última de la temporada es la del traspaso del bastón y la cinta presidencial. Con respecto a eso, me parece que la villana y el galán deberían saltar al último capítulo y arreglar las cosas para que el sacerdote Boudou (o el que esté porque Boudou no da rating) le tome juramento al galán y así el protagonista se case con el pueblo argentino y todo termine feliz como en la TV.

Llevo el tema al terreno de la ficción porque lo que pasa en la realidad entre Cris y Mauri me soprepasa. No sé cómo hacen para tirar fosforitos e incendiar las cosas que nunca nadie incendió.

Ninguno de los dos tiene un gesto de grandeza. A la villana le cuesta mucho decir “querés el palito en el Congreso y la cintita en la Rosada? Ok”. Pero no y quiere todo en el Congreso. El Galán se hace la estrella y quiere el juramento en un lado y que le den el palito en el otro, se pone en caprichoso y ejerce violencia de género gritando como si por elevar la voz fuese a tener la razón.

Los redactores de la Constitución normaron sobre el juramento, mas no regularon el traspaso del palito y la cintita. Las leyes complementarias tampoco regularon lo inherente al bastón y cinta presidencial. Y no lo hicieron porque es un tema menor, y los temas pequeños se solucionan con la grandeza de los estadistas.

baston dany pacheco

Somos tan chiquitos como país que tenemos mandatarios igual de chiquitos, de lo contrario nunca podría pasar lo que nos ocurre. No pueden hacer una transición madura porque se pelean, no pueden preparar un juramento normal porque discuten. Parecen niños que no comprenden que el mayor símbolo que se puede dar no es jurar en un lado o en otro, no es recibir el palito y la cintita en un lugar o en otro. Tampoco es ganar la discusión para demostrar autoridad ni levantar la voz para chequear quién grita más fuerte y afinado. El principal símbolo que deben tener, tanto con el pueblo como también con la opinión mundial (vienen mandatarios extranjeros también), es que son políticos serios, maduros, capaces y aptos para estar donde la historia los puso. Hoy, como están las cosas, vemos dos políticos chiquitos discutiendo como niños y eso nos hace a nosotros chicos como Nación. Es un momento justo para recordar las palabras de Borges en su Oda “Patria” que escrita por 1966 rezaba “Patria no es nadie, patria somos todos”. El país necesita líderes sí, pero ninguno que se crea dueño de las leyes los protocolos y las costumbres de la Nación.

No está de más aclarar que existe un reglamento interno de Casa Rosada destinado a regular el protocolo a seguir, el mismo se viene usando desde siempre y, hoy por hoy, es casi imposible conseguirlo. Es más fácil encontrar un incunable de la Edad Media que una copia de ese protocolo.

5665b4af52e0b

Si me preguntan a mí, me da igual donde jure Macri o donde le den el palito y la cintita. No porque la investidura presidencial, el juramento o los atributos no tengan valor sino porque la Nación tiene conflictos tan graves que es una ridiculez perder tiempo en eso porque los problemas reales de la patria no hacen transición sino que siguen y se agravan. Ellos al parecer no lo ven así sino en la primera reunión en Olivos habrían delineado algo y no haber hecho una “reunión improductiva” como dijo Macri. Ellos no lo ven así sino en lugar de llamar para gritar, Mauri podría haberle preguntado con humildad a Cristina de algún tema en el que haya que trabajar por el pueblo, recordando que cuando en el 2005 el Pro estaba juntando firmas para armarse como partido vecinal, el kirchnerismo ya hacía dos que presidía el país. Mauri podría haber charlado algo por teléfono para aprovechar esa experiencia, pero no, prefirieron gastar pulsos telefónicos en nimiedades.
No logran ver que estas infantiles discusiones caldean los ánimos de oficialistas y opositores en una época especial donde en los últimos años, para estas fechas de navidad, se han hecho “mini guerras” en las calles. Mauri y Cris deberían llevar un mensaje de paz y tranquilidad, un mensaje contundente de que presidente y ex presidente van a trabajar por el bienestar de la Nación o, al menos, no estorbarse en el camino futuro. ¿Será mucho pedir?

 

 

Anuncios

Publicado el 12/07/2015 en Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: