Modelos que colapsan

Venezuela y Cuba, lugares para donde el FMLN mira constantemente, están colapsando. Cuba viene en lenta agonía y Venezuela tuvo un paro cardíaco, (léase precio bajo del petróleo) que viene provocando estragos en la situación social. Y si no hay dinero para repartir se termina el socialismo. Eso no significa por sí solo que el capitalismo sea la solución. El mismísimo El Salvador es la prueba con ARENA y sus 20 años. Tanto la derecha recalcitrante como la izquierda guerrillera se turnaron para llevar al país al fracaso. Y es que la mala praxis no tiene ideología sino que un modelo colapsa por mala elección del camino a seguir y/o su deficiente implementación.

En mi país originario, Argentina, el presidente Menem, en los noventas implementó todas y cada una de las políticas sugeridas por el F.M.I., gobernó dos períodos e implosionamos en el 2001. Después gobernó el kirchnerismo doce años con esas anacrónicas ideas de “Patria Grande” impulsadas por el fallecido Chávez y otros líderes sudamericanos. El resultado fue un incremento de la pobreza y un 35% de inflación anual que el nuevo gobierno del presidente Macri está tratando de bajar. Estas enseñanzas nos muestran que el fracaso no está dado por seguir políticas de derecha o de izquierda sino por implementar políticas ajenas, que por más positivas que parezcan han sido pensadas para otros países y otras culturas.

No está de más aclarar que estas ideas, en general, se las imponen a los países. Por ejemplo, vez que se negocia el FOMILENIO en El Salvador siempre los americanos tienen pedidos y requisitos para implementar en el país. La mayoría de las ocasiones se dan a conocer algunos de ellos, sin embargo existen otros que no se filtran a la prensa. Esos pactos ocultos son mediante los cuales los países poderosos, que supuestamente ayudan a la Nación, le ponen un pie encima para que no se levante nunca. Amén de la embajadora de turno que opina y se inmiscuye en los conflictos internos sin que los obsecuentes (por no decir cobardes) funcionarios políticos hagan algo al respecto.

promesas-bla-bla

¿Entonces qué se puede hacer? ¿Qué es lo correcto? Lo correcto es planificar, sea en el país que sea, un modelo de Nación propio y consensuado entre la mayor cantidad de líderes sociales. Ya sea políticos, clérigos y universidades como así también el resto del pueblo de a pie. Para ello, además de poseer conocimientos académicos y experiencia, los actores deben tener gestos de grandeza y no anteponer mezquinos intereses, ni partidarios ni personales. Obviamente tampoco ceder a las presiones de los intereses extranjeros que normalmente no desean que los pueblos evolucionen y se valgan por sí misms. Fácil no es, sin embargo es un requisito o condición sine qua non para lograr este objetivo ya que el secreto de una buena democracia y del éxito de los países es, no sólo negociar consensos sino morigerar los disensos. Más aun en El Salvador, que está polarizado casi a la mitad en izquierda y derecha, se debe tener siempre presente esto último ya que un conflicto social, desde una huelga hasta una guerra civil, siempre empieza con un disenso.

Llevar adelante ese proceso encaminará a El Salvador a un proyecto nacional propio, adaptado a su cultura e idiosincrasia y con buenas chances de éxito. Si uno copia el plan de algún gobierno extranjero las cosas no irán bien. No se puede hacer copy and paste como si de un texto de Wikipedia se tratara.

Aparte de eso, y gestionando todo correctamente, las mejoras sensibles llegarán con suerte en la próxima generación. Lo positivo es que nuestros hijos tendrán el país que a nosotros nos habría gustado disfrutar. Es un esfuerzo que vale la pena porque es un signo de amor, con nuestra familia, con nuestros amigos y no existe nada más valioso que dar amor sin esperar nada a cambio. Se me está viniendo a la mente las palabras de Colosenses 3:14:

“Por encima de todo, vístanse de amor, que es el vínculo perfecto.”

Trabajar por el prójimo también es un signo de amor y respeto hacia los salvadoreños que dejaron su sangre en esta tierra y por los otros salvadoreños del futuro, los que aun no nacen ni son concebidos. Fíjese que no nombré a los salvadoreños del presente, esto es porque, como dije, se trabaja con la grandeza de dejar un mundo mejor para nuestra descendencia.

Pensemos cada uno desde nuestro ámbito lo mejor para El Salvador, llegará un momento que todos esos pareceres convergerán en una sola, gran y patriótica idea de Nación. Tengo fe en ello.

Anuncios

Publicado el 12/18/2015 en Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: