La cumbre del Zika

El pasado viernes culminó en El Salvador la XLVI cumbre del SICA. Como es habitual se hacen presente mandatarios de Centroamérica y otros enviados para debatir sobre casi lo mismo de siempre. Y con los resultados de siempre…
A veces veo estas cumbres como “mini vacaciones” presidenciales en donde los mandatarios tienen la oportunidad de alejarse de sus familias aunque sea por unas horas, degustar grandes banquetes y descansar un poco. No le veo gran productividad y la evidencia está a la vista. Y si no está a la vista le acerco un párrafo del discurso de Sánchez Cerén:

“Durante la presidencia temporal de El Salvador, se priorizó la seguridad democrática, la integración económica enfocada en la facilitación comercial, la gestión integral de riesgo y el cambio climático “como ejes principales de acción.”

Dígame si se ha mejorado algo de lo que se “priorizó” en las anteriores cumbres. Por otra parte Sánchez Cerén pregonó lo siguiente:

“Encuentros sectoriales dejaron resultados satisfactorios en asuntos fundamentales, como seguridad, medioambiente, equidad de género, economía e infraestructura, entre otros.”

La seguridad está peor que nunca, superando estadísticas históricas, en medioambiente mejoras no hay, la economía está estancada, en fin las mejoras que los labios de un presidente pregonan, los ojos del pueblo no las ven. Es que apretarse para una foto con todos los participantes de la cumbre es un símbolo de unidad, sí, mas no soluciona los problemas ni paga las cuentas, de hecho las agranda.

Cumbre

A esta cumbre yo le llamo risueñamente “Cumbre del Zika”, como el nefasto insecto que provoca múltiples males a las poblaciones centro y sudamericanas. Los presidentes enferman la economía de sus respectivos países gastando enormes sumas de dinero de sus sendos Estados para venir, sentarse, dar discursos diplomáticos y, si hay tiempo, tratar algún tema serio. Todo eso obviamente con los escasos recursos económicos que tienen nuestros países centroamericanos. Porque no es que los presidentes llegan conduciendo en auto hasta El Salvador, no, vienen en costosos vuelos de avión con un séquito de guardaespaldas y asesores. Al país anfitrión, en este caso El Salvador, le toca correr con todos los gastos de alquiler de habitaciones de hoteles cinco estrellas para los presidentes, guardias y asesores de cada uno de los países, de los gastos en seguridad y de los lujosos banquetes que almuerzan y cenan porque no se vaya a creer que comen pupusas, no, el pueblo se alimenta de pupusas y ellos de platillos gourmet. ¿Y para qué todo ese movimiento? Para enfermar las arcas de los pueblos viajando y reuniéndose en cumbres que rara vez dan algún fruto.
Elogio la actitud de Costa Rica, de abandonar esa y otras organizaciones (como el Parlacen) ya que estas costosas reuniones en realidad no son funcionales. Y es que reuniéndose como lo hacen nunca van a llegar a nada. Por ejemplo si quisieran resolver el tema de las aduanas con Guatemala, Sánchez Cerén le podría decir al comisionado presidencial para asuntos fronterizos, Carlos Pozo o a quien le venga en gana “mira comunícate con el encargado de las aduanas de Guatemala y ponte de acuerdo para integrarlas y arreglar lo que haya que arreglar.” Un funcionario llama por teléfono o teleconferencia a otro y listo, con voluntad política lo arreglan. Por otro lado, si no está esa voluntad política se pueden reunir en cien cumbres y posar todos juntos para una fotografía que no solucionarán nada. Los gobiernos tienen ministerios y funcionarios encargados de diferentes funciones justamente para que se encarguen de todo tipo de temas, que vayan los presidentes en persona a charlar me parece un despropósito.

No sé si los políticos zika me picaron, si estoy afiebrado o sólo enfadado, lo que sí tengo claro es que en tiempos como los que se viven, el recurso monetario es escaso. No debemos permitir funcionarios “zika” que le chupen los recursos al pueblo porque eso enferma a la sociedad ya que le quita el medio económico para satisfacer sus necesidades. Obviamente las arcas del Estado no van a colapsar por asistir u organizar estas cumbres, pero se necesita optimizar todos los recursos y las actividades de los funcionarios para reducir el gasto público. Terminar con los gastos inútiles es un buen comienzo.

Anuncios

Publicado el 12/20/2015 en Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: