El campeonato clausura de la política

En Argentina los campeonatos de futbol se dividen en dos, apertura y clausura. Cualquiera al que le gusta ese deporte sabe que antes del campeonato se abre el “libro de pases”, es así que podemos ver a un futbolista que estaba en un equipo, jugar el siguiente en otro. En la política, lamentablemente, es lo mismo. Antes de la campaña se abre el libro de pases y mediante “teje y maneje” las figuras se van pasando de un partido a otro.
Hace diez años atrás no existía el Frente para la Victoria y cuando se formó absorbió políticos de otros partidos. Lo mismo que ocurre hoy con el Frente Renovador, que de renovador no tiene nada porque son las mismas caras de siempre. Tampoco me puedo olvidar de Julio Cobos, alguien a quien aprecio mucho y voto por él cada vez que se postula a algo, pero cometió el error de dejar su centenario partido, la Unión Cívica Radical, para irse a la vicepresidencia del Frente para la Victoria en el 2007, produciendo una hecatombe en el radicalismo.
A todos los políticos que deambulan de equipo en equipo en cada elección yo los llamo “Twitty Carrario”. Este jugador era un futbolista medianamente talentoso y que jugó en muchísimos clubes. Donde jugaba duraba poco y lo vendían porque no rendía y es así que pasó por muchos equipos. Varios de los políticos de hoy son como el “Twitty”, van de “club” en “club” rebotando en cada elección. Los aceptan por la falsa idea que llevan votos, sin embargo en la realidad no los vota ni la madre y en la siguiente elección ya no están en el mismo partido político. Y como nunca les va bien se crean su propio Club. En esto puedo nombrar a Carrió, Pino Solanas, Sergio Massa, los RodriguezSaá, en fin, en cada provincia existe gente así. La sociedad, en vista que no hay ideas ni ideología, votan caras y es por ello que cada candidato con un poco de votos se crea su partido a medida. Así tenemos a Macri con el Pro, Lilita con sus varios partidos creados, Pino Solanas con Proyecto Sur, Sergio Massa con el Frente Renovador, etc. Varios que nombré me caen bien y son buenos políticos, sólo estoy destacando que se han hecho sus propios partidos.

En la lógica política de hoy, al votarse rostros, no es necesario tener una idea clara de lo que se quiere hacer y el pueblo tampoco lo exige. Es un círculo vicioso, los políticos ultimament parece que no tienen ideología entonces las personas votan rostros. Y como la sociedad vota por rostros no se esfuerzan en pensar ideas superadoras sino que alcanza con frases emotivas y positivas.
Varios militantes que conozco estaban en el Pro, luego pasaron al Peronismo Federal y después al Frente Renovador que hoy por hoy mide bien. Es obvio que ese comportamiento no sólo se da en los candidatos sino en los estratos militantes también.Por ello es que tenemos una degradación impresionante en el nivel político argentino y eso repercute en la realidad de la nación.
Atrás quedó la mística partidaria, el nacer en un partido y fallecer en él, el defender una ideología sin darse vuelta en el aire como una torta frita. Hoy está todo revuelto en un gran puchero y cuando la olla se destape no sé qué pasará. Sencillamente queda rezar por los que tienen poder de decisión para que poco a poco cambien esta realidad, por el bien del país.

Anuncios

Publicado el 06/07/2016 en Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: