El día que los cangrejos caminaron para atrás

Recuerdo que hace un tiempo nuestra presidente parafraseo en uno de sus discursos la popular frase de los cangrejos“Vamos a ir por otra década más, para profundizar los cambios y para que nunca más seamos como el cangrejo, no quiero más un país cangrejero, que da dos pasos para adelante y uno para atrás”.Obviando la ignorancia (está comprobado que los cangrejos tienden a caminar para el costado, pero siempre para adelante) y dejando en claro que más de dos siglos de país, sumado a los tres del proceso colonial, nos han dejado una historia de sangre, sacrificio y héroes que no me permiten compararlo con un animal; deseo hablar de lo que, según mi humilde entender, es el gran problema argentino.

Tiene razón la presidente que en ocasiones hemos retrocedido en lugar de avanzar y esto se debe a un sinfín de razones que pueden resumirse en una: no sabemos qué queremos ser. Aplaudimos a Fidel, pero desearíamos vivir en Miami. Pregonamos en contra de la corrupción, mas le damos una platita al policía para que no nos haga una multa. Exigimos que el gobierno pague buenos sueldos, pero muchos venden mercancías en negro y no tributan lo que deberían y así es difícil recaudar fondos y, por lo tanto mejorar el salario. Y así hay cientos de ejemplos en donde pedimos que se haga algo de cierta manera y nosotros mismos como pueblo lo comportamos de otra. Nos quejamos que el gobierno no se ocupa de todo lo que debe, no obstante la realidad es que, en general, la mayoría de nosotros tampoco cumplimos nuestras obligaciones. Si los estratos gobernantes de arriba no cumplen con lo que debe realizarse es porque en los estratos gobernados tampoco se hace. No existe un buen pueblo con un mal gobierno porque éste último es espejo del primero.

Estoy un poquito harto de escuchar del “cambio” entendido éste como una mejora en el Estado que repercuta en la sociedad. He vivido en Centroamérica y allá también dicen esa frasesita en todo comicio electoral. He seguido otras elecciones alrededor del planeta y también el slogan más usado, sea de partidos de derecha, izquierda o, centro, es el del cambio. Es una idea recurrente en países tercermundistas que no viven bien y aspiran a ser algo, el inconveniente que ellos no saben qué. Entonces resulta que cambiamos para que todo siga igual y candidato que hay dando vueltas con ansías de gobernar se ciñe al relato que el pueblo quiere escuchar, y por consiguiente suma votos, que se resume en “hay que dar el debate”, en referencia al país que queremos tener.

Tengo 37 años y desde la época en que nací, o un poco antes en realidad, vienen exponiendo esto del debate y el ímpetu queda en los anales del olvido.

En el mundo somos tristemente famosos por la “viveza criolla” y esa viveza se expresa con palabras. Tenemos fama de engañar al incauto que confía en nosotros. Somos convincentes expresándonos, en especial la clase política y ellos aprovechan eso. Con el revoque de la retórica tapan el adobe de sus convicciones ideológicas.

Volviendo al principio, para caminar hacia adelante (sigue sin gustarme la comparación del cangrejo) lo inicial es ponernos de pie. Hasta ahora como sociedad somos como niños, gateando sin aprender a caminar. Levantarse y dar pasos para adelante implica un aprendizaje que en 200 años todavía no hemos logrado. Dar el paso para adelante es tan importante como saber para dónde dirigimos los zapatos ya que puede llevarnos al destino deseado o al precipicio más profundo. Y eso es lo que nos viene ocurriendo a los argentinos, no desde que somos país sino aun desde un lapso antes: no sabemos para dónde vamos y si no tenemos un destino no hay GPS que nos ayude.

Hay una frase que me gusta mucho y que algunos se la atribuyen a Arthur Schopenhauer, otros a Lucio Séneca (el internet tiene esa magia de poder tener información y no saber a ciencia cierta de su autor), sea de quien sea otorga una verdad: “Ningún viento es favorable para el que no sabe a qué puerto se dirige.”

Desde algunos “próceres” que querían que siguiéramos ligados a España (el celeste, blanco, celeste de nuestra enseña patria se debe a los colores de la condecoración Orden de Carlos III que otorga la dinastía de los Borbones) a otros que luchaban por la independencia, pasando por los que miraban con admiración la corona inglesa, la Argentina siempre padeció esa enfermedad llamada “falta de identidad”, mejor dicho y sin ánimo de complicarla, la identidad argentina está marcada por la carencia de la misma.

El peronismo es una muestra de ello. Aunque Perón no era zurdo, en la actualidad hay peronismo llamado de izquierda, ahí se encuadra el actual gobierno, esta afirmación hay que ubicarla entre muchas comillas… Hay peronismo de derecha como Menem y hay de centro. “Peronismo” es la palabra peor usada de la política porque no indica nada, no porque Perón no haya sido nada, al contrario fue un gran líder. Que no se malentienda. Lo que pasa es que el peronismo, más que doctrina es un movimiento y como tal se mueve para diferentes lados y se ha vuelto ambiguo, sino miren si es el mismo concepto doctrinal el gobierno del menemismo y el del kirchnerismo con el del mismísimo Perón. Así y todo se autobautizan peronistas. Algo similar acontece en la sociedad, resulta complicado ponerse de acuerdo porque ni siquiera las doctrinas políticas están bien definidas.

Hay sujetos que se rasgan las vestiduras cuando digo esto o cuando les toco el dios Perón, no obstante justamente es ésa mi intención, desnudar las falencias que hemos tenido como sociedad y procurar humildemente solucionarlas.

Es hora de dejar de rasgarnos las vestiduras y arroparnos con el overol del debate serio de verdad. ¿Qué significa eso? Es más que una frase proselitista. Significa vestirnos de patriotismo y trabajar duro y parejo para concordar macropolíticas suprapartidarias que perduren en el tiempo. Significa emparejar las diferentes clases sociales para arriba y no para abajo como algunas doctrinas proponen. Significa que antes de empezar a repartir la riqueza, que muchas veces es del otro y no nuestra, nos preocupemos primero por producir esa riqueza de modo honesto y perdurable en el tiempo, sino es difícil repartir algo que no se tiene. Y el pueblo debe hacer su parte también. Si la bandera del gobierno actual (y de cualquier gobierno en general) fuesen las obligaciones humanas y no los derechos, daríamos un sabio paso en nuestra conciencia colectiva ya que nuestros valores tienden a exigir para afuera, pero no cumplir para adentro.

Dichos valores y obligaciones producirían algo crucial: que haya paz entre el patrón y el obrero sin que uno se aproveche del otro y sin que el otro envidie la riqueza del uno.

Es interesante la idiosincrasia alemana que no tiene una palabra como “Jefe” o “Patrón” que denota jerarquía de uno sobre otro sino que la palabra para ello es “Arbeitgeber” que etimológicamente significa “creador o dador del trabajo”. Y a los obreros se les llama “Mitarbeiter” que significa más o menos algo como “mi colaborador” es decir que no son obreros sino “colaboradores del dador del trabajo”. Suena a un equipo de producción y, como cristiano, eso me gusta mucho.

En fin, todo esto no es más que realizar los pasos lógicos que nos permitan vivir con bienestar. Estos pasos lógicos, programáticosy sistematizados, vuelvo a repetir,deben estar consensuados por la mayoría de los partidos políticos y ser sostenidos en el tiempo. ¿Qué quiero decir con esto? Que más allá que los partidos políticos tengan diferencias de intereses, la política de defensa, la exterior, salud y educación deben perdurar en el tiempo. “Modelo de país” que le dicen. Ése es el desafío de la Argentina, el mismo de hace 200 años atrás,el dejar de gatear y caminar hacia el desarrollo.

Anuncios

Publicado el 06/07/2016 en Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: